Aquí encontraras todo lo que necesitas saber sobre la infidelidad y como superarla

domingo, 7 de agosto de 2016

No Quiero Ser Infiel - 5 Consejos Que Debes Tener En Cuenta Para No Ser Infiel













Esposo con su amante pensando ya no quiero ser infiel
Una persona puede sentir que el adulterio está mal, sin embargo, aunque se diga muchas veces a sí misma “no quiero ser infiel a mi pareja” puede ser infiel debido a la mera debilidad humana. Esto no implica que las personas no deberían hacer todo lo posible para resistir la tentación de engañar, sino simplemente reconocer que incluso los mejores entre nosotros, los más decididos, pueden deslizarse de vez en cuando. Si eso te llegará a pasar no olvides revisar el post sobre como pedir perdón por una infidelidad

Dicho esto, si una persona cree sinceramente que el adulterio está mal, pero sin embargo siente una tentación muy real para ser infiel, ¿Qué puede él o ella hacer para reducir las posibilidades de cruzar esa línea? Hay muchas lecciones que podemos pedir prestadas de la literatura sobre el autocontrol, la debilidad de la voluntad, y la procrastinación que pueden ayudar a la persona tentada perpetuamente, pero bien intencionada a mantenerse fiel a su pareja. 

5 Consejos para no ser infiel a tu pareja 


1. Esfuérzate más. 


Ésta es usualmente la respuesta menos satisfactoria, y es también a menudo vista como el menos realista, pero quería mencionarlo para que puedas descartarla si así lo deseas. Sin embargo cabe destacar que menospreciamos nuestro propio poder para resistir la tentación a base de fuerza de voluntad. Por supuesto, nuestra fuerza de voluntad no es ilimitada,  y se puede agotar fácilmente por otros esfuerzos mentales o físicos. No obstante, es posible hacerlo en muchos casos, y cuando otros métodos más inteligentes para evitar la tentación no estén disponibles, tu voluntad, es lo mejor que tienes.

2. La evitación. 

Esta es quizás la estrategia más obvia, pero puede ser fácil descuidar su importancia. Los alcohólicos evitan bares, las personas en dieta evitan panaderías; saben que si se enfrentan a la fuente de su tentación sólo aumentan la presión en su resolución limitada. Una diferencia con el adulterio es que, a menos que seas una celebridad o un político, la fuente de tentación es por lo general una persona en particular, y no la gente atractiva en general. En teoría, esto debería hacer que sea más fácil evitar la tentación, ya que sólo tienes que evitar a una persona, no a todas las personas que ves; pero en realidad, aquella persona es probablemente alguien que es difícil de evitar, por ejemplo, un compañero de trabajo, cliente, vecino o amigo. Sin embargo, haz lo mejor que puedas para evitarlos, sobre todo en privado y no te engañes pensando que puedes estar a solas con esta persona si sabes en tu corazón que no puedes. La evitación puede trabajar si eres honesto contigo mismo.

3. Recuerda las consecuencias a largo plazo. 


Hablando de autoengaño: Los adúlteros a menudo se engañan a sí mismos pensando que esta vez será la única vez (o la última vez). Esto podría ser cierto, por supuesto, aunque poco probable; en cualquier caso, es una forma de racionalizar y justificar un último flirteo. Si te sientes tentado (a) y quieres evitar hacer algo que después te arrepentirás, ten en cuenta las consecuencias a largo plazo de la infidelidad, incluyendo el daño que harás a tu pareja y tu relación, o cualquier niño que tengas (o cualquiera que pueda resultar dañado por tus infidelidades), así como a tu imagen de ti mismo.

Además, ten en cuenta que si sedes a la tentación esta vez, eres más propenso a ceder la próxima vez, y antes de que lo sepas has establecido un patrón. Pero si anticipas ese patrón desde el principio, y te das cuenta de lo mal que vas y de las consecuencias de la misma, tendrás más probabilidades de detenerlo antes de que comience. Este método a menudo se aplica a los casos de debilidad de la voluntad como luchas con la dieta: tendrás menos probabilidad de acceder si piensas, " si tengo postre hoy, probablemente lo tendré mañana, y el día siguiente; pero si lo evito hoy, entonces puede que lo pueda evitar mañana...")

4. Llama por teléfono a un amigo. 


El apoyo social y la presión, ya sea de amigos o extraños, puede ser de gran ayuda en la lucha contra la tentación de una infidelidad; Los observadores de peso y Alcohólicos Anónimos son sólo los ejemplos más comunes, pero los amigos, especialmente esos que abiertamente admiten sus propias tentaciones adúlteras, pueden ser muy valiosos también. Encuentra alguien con quien puedas ser franco y quien entiende por qué estás tentado a ser infiel, y él o ella puede estar disponible para hablar contigo. Incluso puedes comprometerte a contactar a esta persona todos los días o cada semana para decirles que evitaste el engaño desde la última vez que hablaste con él o ella -lo que sea que  funcione, está bien. 

5. Se abierto con tu pareja. 

Esta puede ser la estrategia más difícil, pero tal vez la más saludable para tu relación. Nadie está diciendo que es fácil admitir a su pareja, la última persona en el mundo que alguna vez querrías lastimar, que estás tentado por otra persona. Pero si te sientes sucumbir a la tentación, entonces es probable que lastimes a tu pareja de una manera u otra, y el dolor sin duda será menos si le dices a él o ella cuando es simplemente tentación y no después de que es un hecho consumado. Tu pareja puede quedar muy herida, por supuesto, pero es de esperar que tu pareja también estará agradecido (a) de que te sentiste lo suficientemente cómodo para ser franco al respecto, y que hablaste con él o ella acerca de eso en lugar de hacer algo del cual la relación no podría sobrevivir. 

Sólo recuerda: es natural ser tentado, y es humano ser débil, pero es tu responsabilidad, sobre ti mismo, así como sobre tu pareja, resistir la tentación y decir: ya no quiero ser infiel o no quiero ser infiel a mi esposo o esposa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Populares

Entradas Recientes

Loading...
Con tecnología de Blogger.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *