Aquí encontraras todo lo que necesitas saber sobre la infidelidad y como superarla

lunes, 20 de noviembre de 2017

Carta A Un Hombre Infiel Y Mentiroso













Esposa escribiendo una carta a su esposo infiel y mentiroso
Enviar una carta a un hombre infiel y mentiroso para muchas mujeres es como su última opción de recuperar a su pareja; para otras es una forma de despedida porque están seguras que jamás cambiará, y para algunas mujeres es la única manera que tienen para comunicarse con su esposo infiel y mentiroso. | Ver: Cómo Recuperar Mi Matrimonio |

Sea cual sea tu situación, es una verdad triste y fea que ninguna persona en este mundo querría pasar, pero desafortunadamente, tú estás en esa situación miserable… y lentamente, sientes que el amor de tu vida se escapa. Si eres lo suficientemente valiente tal vez le preguntes directamente a tu pareja sobre su infidelidad, | Ver: Cómo enfrentar a un hombre infiel y mentiroso | o puede que decidas marcharte ahora que conoces todo el engaño. Pero quizás quieras quedarte, esperar y no hablar de eso.

La gente podría llamar a estas personas mártires, débiles o estúpidas. Pero, ¿puedes culparlos por amar y esperar que algún día, la persona que aprecian más que sus vidas reavivará ese amor?

Una esposa le escribió esta carta a su esposo para decirle cómo se sintió durante los años de infidelidad y abandono emocional que ella toleraba cuando estaban juntos. Es una carta desgarradora llena de desesperación, sacrificio, esperanza y amor; emociones que las personas como ella entienden, y las que su marido debería saber.

Carta de una mujer engañada a su esposo mentiroso e infiel 

Para mi esposo de 10 años.

“Me has estado mintiendo por mucho tiempo. Me has estado mintiendo casi todos los días. ¿Crees que no puedo decirlo? Han pasado 18 años desde que comenzamos a salir y eres un terrible mentiroso. Cuando mientes, puedo verlo en tu cara, puedo escucharlo en tu voz. Sé por mucho tiempo que me has estado engañando, pero lo dejé pasar. 

Ahora que lo pienso, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me viste. Cuando te levantas, el desayuno está listo, comes y luego te vas. Cuando llegas a casa, la cena está bien preparada, comes, haces algunos trámites y luego duermes. He querido preguntarte qué pasa y comunicarme, pero apenas te das cuenta de mi existencia. Quería saber dónde me equivoqué o que me falta mejorar, para corregirlo por ti. Pero apenas estabas en casa. Ni siquiera los fines de semana. Hasta ese momento, descubrí que has estado durmiendo con alguien por mucho tiempo. 
Me desmoroné al descubrirlo. No puedo entender; Quiero entender. Hice todo lo que pude para ser la mejor esposa para ti, me contuve de enfrentarme a ti, y preferí seguir con nuestra rutina habitual que se ha ido prolongando año tras más.

Hasta ese momento, hace aproximadamente un año, me diagnosticaron cáncer. Cuando te lo dije, finalmente te importé. Finalmente notaste mi existencia. Me sentí importante para ti una vez más. Yo era feliz. Una vez más, era visible en tu mapa. Y pensé para mí misma, "creo que todo está volviendo a su lugar". Hasta ese momento, descubrí que, todavía estabas en contacto con esa persona y de vez en cuando te reunías con ella. Y una vez más, he vuelto al punto de partida, pero aun así, me negué a enfrentarlo.
Ya estaba feliz por el hecho de que estabas notando mi existencia. Que una vez más, hacías comentarios sobre la comida que preparo para el desayuno antes de irte al trabajo, la comida que preparo para el almuerzo y la comida que cocino cuando llegas a casa. Pero nunca dejé de pensar. Pensar que cuando estás fuera, estás con esa persona; que cada vez que tu celular recibe un mensaje, es ella. Lloré demasiadas veces, lejos de ti. No quería que me vieras cuando estoy débil.

Lloré porque sé que todo lo que recibo de ti es lastima. Lástima porque estoy enferma. Honestamente, me siento como un mendigo; un mendigo que no merece más que monedas inservibles; un mendigo que merece solo las sobras de los que son más afortunados; una basura inútil de la sociedad que no merece nada más que ser rechazado. Quiero huir, pero un mendigo sin hogar como yo no tiene a dónde ir; no hay lugar para volver a casa.

Pero no te preocupes, cariño. No me queda mucho tiempo de todos modos. Pronto serás libre de estar con ella. Ya no tendrás que abrazarme. Porque para entonces, solo seré un recuerdo amargo para ti; una pesadilla que siempre habrás evitado. Para ti mi amor; Lo siento. Lo siento si no fui lo suficiente para ti. Lo siento si no pude satisfacer tus necesidades. Lo siento si era demasiado cobarde para hablar. Te amo, créeme, te quiero mucho y aunque hicieras todo para hacerme llorar, todavía te amaré.

Espero que algún día, puedas leer esto y darte cuenta de que soy yo. Espero que algún día descubras que esta es la voz que siempre he suprimido en los últimos años de nuestra vida juntos. Cariño, sabes que te amo tanto que es por eso que eres libre. Encuentra a esa persona que te hará feliz y te hará sentir satisfecho. Pero tengo una petición para ti: por favor, no hagas llorar a esa persona. No dejes que derrame ni una sola lágrima de tristeza y, si lo haces, que sea solo lágrimas de alegría. Gracias por todos los años, cariño, te amo.”

Escribir una carta a un esposo o esposa infiel siempre es positivo.

Una carta dirigida un hombre o mujer infiel y mentiroso (a) no solo puede ayudarte a recuperar tu relación, si no también te ayudara a sacar todo lo que tienes dentro. Recuerda que el agua estancada empieza a oler mal y contamina todo lo que está a su alrededor. En un próximo post te enseñare como debes escribir una carta al hombre o mujer que te fue infiel. Ver ► Cómo escribir una carta a un hombre infiel

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Populares

Entradas Recientes

Loading...
Con tecnología de Blogger.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *