Aquí encontraras todo lo que necesitas saber sobre la infidelidad y como superarla

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Cómo Superar El Sentimiento De Culpa Por Infidelidad













Pareja sintiendo culpa de infidelidad
La culpa después de la infidelidad es un gran malestar que sentimos en lo más profundo de nosotros y muchas veces no sabemos cómo manejarla o superarla. En un artículo publicado en uno de los mejores portales de Psicología Psychologytoday, el Dr. Steven Stosny, autor de “Vivir y Amar después de la traición”,  “Cómo mejorar su matrimonio sin hablar de eso”  y “Amar sin lastimar” entre otros… nos comparte su profundo conocimiento sobre el sentimiento de culpa tras la infidelidad. En este post te muestro el articulo tal cual lo escribe Stosny, ya que me parece bastante interesante que conozcas los orígenes de la culpa y como tratarla. | Ver: Cómo salvar tu matrimonio |

La culpa después de la infidelidad


Los mayores obstáculos para la sanación y el crecimiento tras una traición íntima –el maltrato, la infidelidad, el engaño- son también lo más cruel, porque parecen tan injustos. La culpa es un ejemplo principal.

En ambas formas ocultas y manifiestas, la culpa impregna el dolor inicial de la traición íntima e insidiosamente compromete la recuperación, ya que afecta a todas las áreas de tu vida, especialmente otras relaciones familiares. La culpa es una sensación incómoda y dolorosa que a menudo proviene de la creencia o la impresión de que has violado una norma personal a través de pensamientos o comportamientos específicos, es decir, lo hiciste (o estás pensando hacer) algo que consideras como mal. | Ver: No quiero ser infiel |

La razón por la que es probable que se sientan culpables quienes sufren traición íntima tiene menos que ver con su psicología personal o relación de experiencia que con la función desarrollada de culpabilidad en las relaciones cercanas. La mayoría de los antropólogos están de acuerdo en que los primeros humanos no hubieran sobrevivido sin fuertes lazos emocionales que les hizo colaborar en la recolección de alimentos y la defensa territorial. No es de extrañar que los humanos modernos están dotados altamente de inhibiciones emocionales preverbales, preracionales y automáticas, y de reacciones a las conductas que amenazan los lazos emocionales. La culpa es primordial entre éstos. En las relaciones cercanas, la culpa actúa como un regulador de distancia. Los comportamientos que ponen en peligro el vínculo emocional estimulan la culpa, mientras que los comportamientos que mejoran la unión alivian la culpa. En otras palabras, acércate y la culpa desaparece; aléjate y pon barreras y la culpa se fortalece.

Esta función evolutiva de la culpa, naturalmente seleccionada a causa de su ventaja en preservar los lazos emocionales que eran necesarias para la supervivencia, no tiene nada que ver con juicios morales de bien o mal. Así que no podemos simplemente intelectualizar nuestra manera de salir de ella. Tampoco podemos escapar de ella echándole la culpa a esos que nos recuerdan que hemos violado una norma, así como en la valoración inmadura de un "sentimiento de culpa", un invento que tiene sus raíces en la niñez temprana cuando nos sentimos "castigados" por la culpa. | Ver: Cómo superar conflictos de pareja |

La culpa es una motivación, no un castigo


¡Si la culpa se siente como castigo, en lugar de una motivación para reinvertir en el vínculo de apego, hay un impulso sobrante de la niñez temprana, para echarle la culpa a la persona estimulándolo - "mala Mamá"! El impulso de la culpa rara vez se interpreta por lo que en esencia es: un método para reducir la culpabilidad o vergüenza. Más bien, "demuestra" que los demás están equivocados, son injustos, poco fiables, o abusivos. La compulsión a la culpa se convierte en el filtro a través del cual se procesa todas las pruebas. En otras palabras, si siento ganas de culparte, debes ser malo, por lo que sólo voy a considerar la evidencia que demuestra que eres malo y haré caso omiso de cualquier cosa en contra, anulando así mi culpa como una motivación para volver a conectar. Atribuir tu culpabilidad a esos que te recuerdan de eso, no hace nada para aliviarlo. Más bien, te hace sentir más impotente y, por tanto, más resentido y enojado. 
La asociación de la culpa con la rabia es casi inevitable, razón por la cual inicia en la niñez temprana. La culpa induce un estado de vulnerabilidad, lo que hace al cerebro hipersensible a posibles amenazas. (Mientras más vulnerable te sientes, más amenazas eres propenso a percibir.) El ego amenazado desplaza el resentimiento o la ira defensiva en cuestión de milisegundos, lo cual es demasiado rápido para la percepción consciente, mucho menos para la regulación deliberada. Podemos saber que estamos resentidos o enojados (normalmente no) pero es muy poco probable imaginar que también nos sentimos culpables. Otras personas tienen aún menos probabilidades de ver por debajo de nuestras muestras de resentimiento e ira, y mucho menos pueden comprender la vulnerabilidad que se esconde allí. (Están mucho más ocupadas defendiéndose a ellos mismos en contra de los bordes más nítidos de nuestra ira y resentimiento a notar lo que hay debajo.) La culpa no puede funcionar como una motivación para amar mejor cuando es oscurecida por la culpa. En su lugar, se convierte en un combustible para la llama eterna del resentimiento.

La culpa racional


Si has sufrido traición íntima, la mayor parte de la culpabilidad que experimentas son restos irracionales, meros restos de los primeros días del desarrollo de la especie, cuando conservar lazos de apego -no importa lo mal que podrían haber sido- era necesario para la supervivencia. Pero también tendrás algo de culpa por los errores humanos racionales simples que ha realizado y algunos fracasos personales del tipo que todo el mundo ocasionalmente comete en las relaciones íntimas. Sin embargo, a pesar de que no guardan relación con la traición de tu pareja, éstos evitarán la curación y el crecimiento, si se ignoran, no se explican, o culpan. La culpa es tuya; ya sea racional o irracional, oculta o manifiesta, se debe convertir en acciones reparadoras que honran tus valores más profundos.

Al igual que con todas las emociones, la culpa pierde su poder de motivación cuando nos centramos demasiado en lo que sentimos y no lo suficiente en lo que nos dice que hacer, es decir, hacerlo bien con nuestros valores más profundos. Enfocar la atención en los sentimientos mismos, en lugar de tus motivaciones, aumenta el riesgo de buscar una solución rápida para adormecer temporalmente el dolor (a través de la culpa, la ira, o el alcohol) o distraer de ella con comportamientos compulsivos (como trabajando todo el tiempo) u obsesiones (pensando sin parar sobre otra cosa). Las soluciones rápidas para la culpabilidad por lo general conducen a un mayor fracaso y a la violación de los valores, que producen aún más culpa que calmarlo o evitarlo. Los intentos para bloquear el dolor o evitar la culpa nos atrapa en un bucle de realimentación incesante. Sigue reapareciendo, a menudo con una venganza, hasta que honramos a nuestros valores más profundos. 

Como dejar de sentir culpa por infidelidad

Una mejor estrategia para tratar con el dolor de la culpa es convertirlo en compasión, primero para ti mismo, luego para las personas importantes en tu vida. Nunca experimentes la culpa sin hacer algo para honrar tus valores más profundos.

Está bien, es un buen consejo, pero la culpa esta generalmente oculta por el resentimiento o la ira, así que ¿cómo se supone que debes saber cuándo te sientes culpable? El propósito del siguiente ejercicio es descubrir el sentimiento de culpa que puede estar al acecho debajo de la ira y el resentimiento. Una vez que identifiques la culpa causal, tienes libertad de seguir tu motivación para sanar y conectar con tus seres queridos. En ese momento, la ira y el resentimiento se vuelven innecesarias.

Brevemente describe un evento en tu pasado reciente que provocó tu ira o resentimiento. (Ejemplo - Mi mujer les da a entender a los niños, una vez más, que soy mejor como padre de lo que era como marido, para justificar que nos deja por otro hombre.)

Estoy enfadado, pero ¿Por qué también me siento culpable? (Ejemplo - hago el mismo tipo de calumnias sobre ella, a veces diciéndolo y otras veces simplemente pensándolo, sé que hago daño a mis hijos dividiendo su lealtad.)

Esto es lo que voy a hacer para mejorar, apreciar, conectar, o proteger. (Ejemplo - Me centraré en los mejores intereses de mis hijos, en reconocer de que mi comportamiento hacia ellos - no lo que su madre les dice - determina la calidad de nuestra relación a largo plazo.)

Si haces el ejercicio anterior, descubrirás como no sentirte culpable después de una infidelidad puesto que empezaras a controlar la ira y el resentimiento que te permitirán avanzar en tu viaje para sanar y crecer. Recuerda: Cuando te sientas con poder, la ira y el resentimiento son innecesarios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Populares

Con tecnología de Blogger.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *